Parque Mochima. Estado Anzoateguí- Venezuela

Parque Mochima. Estado Anzoateguí- Venezuela

Fundación Innovargh: Conocimiento en acción

Opina, escribe, suéna a través de Innovargh

Director: Pablo Lira
pabloliraduran77@gmail.com
Sígueme por Twitter:
@innovargh
@pabloliraduran

La hora en Caracas - Venezuela

Se ha producido un error en este gadget.

martes, 27 de abril de 2010

Creatividad, vida y salud

Saludos innovadores!!!

En diversas reuniones y discusiones sobre creatividad e innovación, me han comentado: "Mira Pablo, eso de de llevar a la empresa a un cambio hacia una gestión innovadora, es meterse en camisa de once (11) varas y trae mucha tensión, estrés y pánico en la gente. Mejor es quedarnos como estamos, que estamos bien!"

¿Qué les parece esa expresión?.- Ello puede leerse desde varias perspectivas. La primera es que ese comentario viene desde una inquitud o contexto de comodidad. Claro, el interlocutor está hablando desde dónde está actualmente; es decir, de una empresa cuyos números están bien y que cambiar sería arriesgar esa comodidad. En segundo lugar, muy problablemente ha pasado por una experiencia de cambio organizacional donde la decisión estratégica era moverse de uina gestión operativa a una innovadora y ello muy probablemente le impactó en cuanto que le generó miedo, estrés, pánico, entre otros.

Ello es razonable, siempre que en esas decisiones de cambio carecen de una preparación o planificación previa, ni mucho menos, un acuerdo con todos en la organización.
Ahora bien, muy a pesar que una decisión estratégica dirigida a una gestión innovadora, ha sido planificada, acordada, comunicada a todos, lo cierto es que una vez que el proceso de cambio se inicia, cualquier cosa puede pasar, pero lo más seguro es que se cuenta con un plan que sirve de guía de qué se puede ir haciendo en la medida en que se va avanzando o no en el proceso de cambio. Toda vez que el rol de los líderes de la organización como uno de los principales factores estratégico de cambio, es el de guiar, modelar e inspirar confianza en las bondades y beneficios del cambio; así como dar soporte, apoyo y acompañamiento a su equipo durante el proceso.

Por otra parte, si los líderes de la empresa, dan el mensaje como el señaladoo anteriormente, entonces, se verá pánico, estrés y descontrol en la gente, una vez que se ha iniciado el proceso de cambio hacia una organización innovadora.

En este sentido, desde la Fundación Innovargh, sostenemos que la creatividad en las organizaciones, llevada con pasos firmes, coherentes, comunicados y con los subsistemas de apoyo alineados (cultura organizacional, captación y formación de talentos, por ejemplo) con la estrategia, va generando, en forma progresiva, a su paso, los benficios esperados.

En virtud de ello, ante el contexto o entorno de los negocios y de la economía en egenral y mucho más exigida, la latinoamerican, uno de los refranes que usualmente escuchamos es que “la necesidad es la madre de la invención”; ciertamente, es una de las aristas del campo de la ideación, imaginación y de la creatividad. En un evento que asistí en el cual el investigador, el doctor (Médico psiquiatra) Roberto Devries, disertaba sobre cómo han cambiado los venezolanos en su forma de ser, afirmaba que, el venezolano es menos alegre, más frustrado y más triste que hace 10 años atrás y que es desde la tristeza es que emerge la reflexión de cómo superar y hacer las cosas mejor; anotaba también que desde la alegría, es difícil la reflexión, el pensamiento crítico y reflexivo.


El autor Rodríguez (2007), en el inicio de su obra, ”Manual de creatividad”, apuntaba que en esta materia, los latinoamericanos vamos a la zaga; pero que sin embargo, nuestras realidades nos están abriendo nuevas inquietudes y hacernos la pregunta:

¿Cuál es el papel de la creatividad en nuestras vidas?

- Es la sustancia misma de la cultura y del progreso. Todo lo que hay en el cosmo puede dividirse en: la naturaleza y la cultura. Considerando que todo lo que no es natural es artificial p arte-facto.

- El ser humano, según Aristóteles, es acto y potencia. Realidad y posibilidad.

- La creatividad puede ser sinónimo de plenitud y de felicidad. El buen periodista goza comunicando para informar la verdad, la transparencia en libertad; así como el buen farmaceuta goza investigando nuevas medicinas, nuevos compuestos naturales y generando la fórmula adecuada para contribuir a la salud y a la medicina.

- No sólo el proceso creativo genera hondas satisfacciones; también los resultados, es decir, la creatividad aumenta el valor y la consistencia de la personalidad, favorece la autoestima y consolida el interés por la vida y la presencia en el mundo.

- Organizacionalmente, una empresa que no introduce siquiera un producto nuevo cada cinco años, está en grave peligro de quebrar y desaparecer.

- Adicional a todas las anteriores, puede añadirse una que sería igualmente válida (desde nuestra opinión), a los países latinoamericanos, es que sufrimos de un pavoroso colonialismo cultural; nuestra tecnología es descaradamente extranjera y eco de los países desarrollados

- De allí que uno de los caminos que contribuirían notablemente a nuestro bienestar como personas, en nuestras empresas y como países, es el desarrollar capacidad creativa en las familias, en nuestros sistemas educativos, en las empresas, en las instituciones públicas; en fin en, en todo nuestro sistema nacional de innovación.

La creatividad no está en la naturaleza de las cosas, sino que se emerge y se encuentra en la disposición personal hacia ellas.

Para el autor Csikszentmihalyi (1998), las ideas o productos que merecen el calificativo de “creativos” surgen de la sinergia de muchas fuentes, y no sólo de la mente de una persona aislada. Adicionalmente, este autor es de la idea que una de las maneras en que puede potenciar la creatividad es cambiando las circunstancias del medio ambiente que intentando hacer que la gente piense de una manera más creativa.

Sostenemos que ambas dimensiones son necesarias. Por lo que el diseño del proceso creativo en las organizaciones exige un conjunto de dimensiones y variables, de manera tal que la creatividad se genere en un ambiente saludable; siendo el rol del líder un papel generador de un clima organizacional (como estado de ánimo de apoyo al proceso creativo), como modelador impulsor y catalizador de la expresión concreta de los valores de la cultura organizacional. En este sentido, sostenemos el enfoque de Shein (1988) en el que el liderazgo y la cultura organizacional son dos caras de una misma moneda; ya que son las acciones conscientes y deliberadas / inconscientes y no delibradas las que la gente observa e imita en tanto que toma aquellas en las que son exitosas en el logro de las metas organizacionales.

Uno podría resumir que la creatividad es el resultado de la interacción de un sistema compuesto por tres (3) elementos: Una cultura que contiene las reglas simbólicas: las normas, la arquitectura organizativa propicia, valores, modelo de competencias que incluya la creatividad e innovación, un estilo de liderazgo que apoye y modele creatividad y un espíritu de empresa de no miedo como método de control (Jericó, 2006); en segundo lugar, una persona que aporta la novedad y en tercer lugar, el ámbito de expertos que reconozcan y validan la innovación.

Bibliografía consultada:

-Rodríguez, M. (2007). Manual de creatividad. México: Edit. Trillas.
-Csikszentmihalyi (1998). Creatividad. El fluir y la psicología de la creatividad. España: Edit. Paidós
- Schein, Ed. (1988). Cultura empresarial y liderazgo. España: Edt. Plza&Janes.
-Jericó, P. La empresa no miedo. España: Edit. Granica

Hasta la próxima!