Parque Mochima. Estado Anzoateguí- Venezuela

Parque Mochima. Estado Anzoateguí- Venezuela

Fundación Innovargh: Conocimiento en acción

Opina, escribe, suéna a través de Innovargh

Director: Pablo Lira
pabloliraduran77@gmail.com
Sígueme por Twitter:
@innovargh
@pabloliraduran

La hora en Caracas - Venezuela

Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 18 de octubre de 2012

La trilogía de la gratitud





Saludos innovadores y emprendedores!

A continuación les copio un mensaje escrito por una compañera y amiga que se ha zambullido en la psicología positiva en el Diplomado de la Universidad Metropolitana (www.unimet.edu), es algo que desde hacía mucho tiempo mi amiga Karina sentía y modelaba en consecuencia. Ahora bien, en esta oportunidad nos presenta la bendición de la gratitud. Les recomiendo su lectura y discusión; como dicen por aquí: SIN DESPERDICIO".



La trilogía de la gratitud

“¡Gracias!” quizá es una de las primeras palabras que nos enseñan nuestros padres cuando somos chiquitos. “¿Qué se dice cuando te dan algo?” es la típica pregunta que hasta yo misma le hago a mi hijo de cinco años, quien cuando no llegaba al año ya hacía sonidos guturales que simulaban la palabra diciendo “Ashia”. Es que nuestros padres, y nosotros cumpliendo también ese rol, tenemos que ir domesticando a esta generación de relevo que viene pujante sin muchas ganas de detenerse en esto de los modales, ni de preocuparse de dónde vienen las cosas que tienen, y mucho menos en detenerse a contemplar a su alrededor. ¿Y entonces dónde quedará la gratitud?

Hace algún tiempo escuché del maestro Jesús Velázquez de la Escuela Nei Jing de Maracay, una frase que me ha acompañado desde entonces. Era una pregunta un poco trivial pero profunda: “Acaso tú has hecho un solo pelo de tu cabeza?” Claro que esto no aplicaría a los que son totalmente calvos… Pero seguro que alguna vez tuvieron pelo!

Esa pregunta logró ubicarme al final de una línea sobre la cual estaban todas aquellas personas y circunstancias que me habían permitido llegar hasta ese punto de mi vida.
¿Acaso hubiese podido sobrevivir si mi mamá, papá, abuelos, tíos, maestros, amigos… ¡y todos! No hubiesen hecho algo por mí? ¿Y dónde dejamos a Dios? ¿a la existencia? Llámalo biología si quieres… Desde mi concepción hasta hoy no he dejado de recibir dones, regalos y favores de todos los que me rodean para ser quien soy. Y es que es como una suerte de eslabones que se van uniendo para formar una cadena de eventos que lo hacen posible.

Porque como dice el dicho popular: “una cosa piensa el burro y otra el que lo arrea”, uno puede tener muchos planes pero no siempre se dan como uno quiere. Entonces parece que como que hay algo intangible, una fuerza superior, que permite o no, que eso que se planeó suceda. Al darnos cuenta de todo lo que ha hecho falta para que tú y yo estemos conectados en este momento a través de estas líneas, pues sí, ¡hay mucho por qué agradecer y a quién agradecer!

Lo que sucede es que el otro lado de la moneda de la gratitud, es la deuda. Hay muchos a quienes no les gusta agradecer porque no quieren deberle nada a nadie, se creen autosuficientes, pero te digo: los beneficios de la gratitud son tales que esa posible deuda se vuelve sal y agua.

Llamé a este texto La Trilogía de la Gratitud, inspirada en Star Wars y basada en los fundamentos de la Psicología Positiva, corriente impulsada por Martin Seligman a partir de 1998 para el desarrollo del estudio científico del bienestar, así como en los hallazgos de los investigadores Robert Emmons, Sonja Lyubomirsky y Barbara Fredrickson, ya que la Gratitud se define en tres ámbitos:

1. Es una fortaleza de carácter, lo que quiere decir que todos la tenemos. Unos en mayor o menor grado, ¡pero la tenemos! ¡Averigua! www.authentichappiness.org ¡Regístrate y aplícate el test VIA de las 24 fortalezas!

2. ¡Es una emoción positiva! Al expresar gratitud, el corazón se colma de gozo y no tiene cabida para ninguna emoción negativa y eso genera muuucho bienestar!

3. Es una actividad generadora de bienestar a largo plazo. Llevando un diario de gratitud (escribiendo por al menos quince días, tres cosas por las cuales agradecer), redactando, entregando personalmente, y leyendo una carta de gratitud a alguien a quien queramos agradecerle algo de forma especial, se logra mantener óptimos niveles de bienestar hasta por un período de seis meses.

Todos tenemos acceso a la gratitud, es hermoso ser agradecido de corazón y darse cuenta que todo se nos es dado. Todo lo que tenemos llega a nosotros a través de muchas manos que lo hicieron posible. Por ejemplo, los alimentos con los que prepararon hoy tu comida viajaron desde quién sabe dónde y llegaron a través de un mercado hasta la cocina, donde a su vez otras manos los prepararon.

Las manos y el amor de quien compuso esa canción que tanto te gusta. Las manos de quien fabricó la silla donde estás sentado, las manos que hicieron posible que exista todo esto de la red y la computadoras. Importantísimo también estar conscientes de esas manos invisibles que te han regalado la posibilidad de ver, respirar… ¡La dedicación de los maestros y de los padres que permitieron que hoy tú sepas leer y yo medio escribir!

Y claro que también hay que agradecer a esa inspiración divina que me hace compartir este mensaje…
Para estar en gratitud, sólo hay que estar muy alerta y consciente de que hay algo más allá de nosotros mismos que nos provee de una infinidad de bendiciones.

Podemos agradecer por un atardecer, por una posibilidad, por una sonrisa, por un email, por un amigo, por un momento a solas, por el apoyo de tu pareja, porque llovió o porque no. Simplemente da gracias, ¡no dejes nunca de dar gracias!
Y yo, ¡claro que te doy las gracias! Gracias por leer estas líneas sencillas pero sentidas… Me quedo con la ilusión de impregnarte del perfume de la gratitud para que así, donde quiera que vayas dejes a tu paso su suave aroma.

“Si en la vida tu única oración fuera GRACIAS, sería suficiente”. Jabannes Eckhart.


Por Katerina Rojas
http://enfoquepositivo.wordpress.com/

domingo, 14 de octubre de 2012

10 cosas que las organizaciones deben reaprender sobre el talento



El aprendizaje hacia la gente es continuo: el cambio de conducta 
producto de un actividad que genera bienestar y beneficios 
mutuos entre los sueños de la gente y la empresa.


Saludos innovadores y emprendedores.

Recursos Humanos, Capital Humano, Administración de Personal. Gestión de Talento, Factor Humano, Relaciones Industriales: Son todos términos que se han encontrado y se encuentran en las denominaciones del mundo empresarial y estatal.
No obstante mucho por aprender y seguir construyendo en cuanto a dirigir la voluntad de lo socios o miembros de la empresa, a pesar que está allí para lograr un propósito en múltiples niveles: en lo individual, en la función o proceso de trabajo o en el ámbito organizacional.
Aún hay temas, aspectos y elementos a volver a aprender y a servirse de ello en la gerencia de la gente.
Les presentamos el siguiente mensaje del consultor Gallardo. Si desperdicio:



El cambio es el nuevo paradigma, y la innovación el principal reto empresarial. El cambio solo es una amenaza a nuestra posición competitiva si somos más lentos que los demás. Si somos rápidos, este nuevo entorno nos favorece.

Por ello es importante cuestionarse con rapidez conductas que en el pasado nos dieron el éxito. Entre estas conductas que debemos revisar están las nuevas formas de gestionar el talento y las personas.

A continuación presento algunos comportamientos que debemos olvidar, pero que se reproducen frecuentemente en nuestras empresas:

Creemos que nuestros líderes son excelentes gestores, comprometidos y de confianza. El motor de las nuevas organizaciones es un nuevo tipo de liderazgo transformador con capacidad de potenciar el cambio, la creatividad y la innovación que potencie un nuevo tipo de empleado. Es decir, un líder distribuido con alto empowerment y autonomía.

La prioridad de nuestras organizaciones es hacer evolucionar el liderazgo rápidamente, no necesitamos gestores que miren al pasado, sino líderes que construyan el futuro.
Centramos la innovación en la tecnología, en los productos y en el departamento I+D. La innovación es un proceso difuso que afecta a todas las personas de la organización, a todas sus áreas y procesos, se hace necesario implantar una nueva estrategia que implique un cambio de cultura. La innovación es un proceso social que implica nuevas formas de gestión de personas.

Tenemos estructuras organizativas jerárquico-funcionales claras. Las organizaciones no sólo devienen más planas y los puestos más complejos con funciones más variables, sino que se refuerzan nuevas estructuras transversales, equipos, proyectos y, especialmente, las comunidades. La gestión de las nuevas formas organizativas transversales es la clave del éxito de la innovación.

Dosificamos la información que compartimos por miedo a que sea aprovechada por la competencia. Las organizaciones más competitivas serán las más abiertas a la colaboración y a establecer nuevas relaciones con otros profesionales y empresas, esto exige compartir de forma contributiva con nuestros clientes, proveedores y… competidores. Gestionar el talento externo y su relación con el interno es una nueva asignatura pendiente en las empresas.
Buscamos que las nuevas generaciones se adapten a nuestra cultura corporativa. Las nuevas formas de entender el trabajo y su contribución en la vida afectarán a todos los empleados, pero principalmente a los miembros de la generación conocida como millenials. Adaptar nuestras culturas al teletrabajo, la conciliación, nuevas formas de liderazgo y de relación trabajador-empresa será la forma de obtener mayor compromiso, aspecto cada vez más clave para el éxito.

 Reforzamos nuestros sistemas de desarrollo basados en formación en el aula. La rápida caducidad del conocimiento hace que el desarrollo profesional se convierta en imprescindible, basado en autodesarrollo mediante múltiples sistemas no formales y sistemas de gestión del conocimiento. Será estratégico potenciar el talento y el desarrollo, pero la formación tradicional tendrá un rol secundario respecto a la formación informal, oblicua y social.
Tenemos herramientas 2.0: somos una empresa 2.0. La revolución 2.0. no se produce cuando se adoptan nuevas herramientas, sino cuando se adoptan nuevos comportamientos y  nuevas formas de colaborar y trabajar. La tecnología no es lo importante, lo son los valores y la adopción de nuevas formas de gestión y trabajo.  La revolución 2.0 es básicamente una revolución cultural.

Medimos y pedimos a nuestras áreas y empleados las variables claves de negocio. Debemos añadir a nuestros sistemas de gestión medidas sobre intangibles y aspectos que impactan en el largo plazo, básicos para nuestro futuro. Estos aspectos no suelen estar en los objetivos que compartimos con nuestros empleados. Una focalización excesiva en los resultados de presente no solo no es una buena práctica sino que a menudo es nefasta.

Potenciamos, premiamos y cuidamos el talento individual.  El talento individual es necesario pero insuficiente; la creatividad y la innovación son procesos basados en conversaciones, en una cultura que favorece la inteligencia colectiva. El reto es gestionar e intentar potenciar lo común sin renunciar a seguir manteniendo y reconociendo el talento individual. Se trata de anteponer el “nosotros” al “yo”, de rediseñar los procesos de gestión del talento para hacerlos más colectivos.
¿RR.HH. e innovación? RR.HH. es el área de personas orientada al negocio. El área de personas de nuestras organizaciones debe focalizarse en la gestión del cambio cultural y la innovación, pues este es el principal reto estratégico empresarial. El comportamiento humano es la clave del éxito de la creatividad, la innovación, de los nuevos procesos organizativos 2.0, las nuevas formas de liderazgo innovador. Este es el nuevo foco de los profesionales de RR.HH. para conseguir que todos los directivos sean directores de personas.



Fuente:  — Gallardo, V. (2012). En la base de datos: http://supervivenciadirectiva.com/2012/10/06/10-cosas-que-las-organizaciones-deben-reaprender-sobre-el-talento/








Fuente: http://supervivenciadirectiva.com/2012/10/06/10-cosas-que-las-organizaciones-deben-reaprender-sobre-el-talento/

viernes, 5 de octubre de 2012

Directora: Lila Isabel Franco
www.crisisproductiva.com



Saludos innovadores y emprendedores!

Recientemente participé en un taller con el objetivo de encontrar chispas, luces, linternas o faros que pudiesen servirme de guías para comprender, agarrarme a la fe y a la continuidad de la concentración y atención en aquello que más me importa en este momento de tránsito en los actuales momentos.
El taller se denomina: "Manejo de crisis productiva" y a continuación les copio parte de su contenido:

Cuatro horas de travesía  interna  para el descubrimiento y la creación.

 CONTENIDO:

  • ¿Qué pasó? ¿qué está pasando? ¿qué me está pasando?

Aceptación no es resignación, ni resentimiento,  es un estado de comprensión que nos lleva a estar presentes en el presente, con toda nuestra energía y conciencia.

  • ¿Qué puedo esperar?

Una vez que conocemos claramente lo que nos está pasando, con sus bondades y limitaciones, hacemos un nuevo plan de vida para el futuro inmediato, que nos  lleve a hacer el mejor uso de los recursos propios (materiales y personales) y del entorno.

  • ¿Cómo puedo construir?


Las crisis pueden ser un medio excepcional de curación y  creación, Muchos de los cambios que nos obligan a hacer, pueden ser mejoras sustanciales de nuestra persona y manera de vivir, que merecen ser incorporadas para el largo plazo.

Esta charla-taller está cargada de ejercicios, reflexiones y preguntas, que te ayudarán a escoger y a crear las herramientas mentales y emocionales para vivir la crisis de manera productiva y positiva.

Ahora bien, el taller conducido por la Dra. Lila Isabel Franco, realmente es una travesía en la que la creatividad va emergiendo desde tu pasado (brevemente comentado), tu presente y lo que puedes, realmente,  construir en un horizonte temporal que tu mismo definas de acuerdo a tu realidad definida y compartida.

Al final, en concreto, un plan personal basado en las 10 leyes de la toma de decisiones que alumbran el diseño y construcción de tu camino:

1.- Concéntrate en lo más importante para ti
2.- Decide sólo cuando estés preparado
3.- Busca lo bueno en todo lo que pueda pasar
4.- Elije. O perderás
5.- Basa tu decisión en la auto-aceptación
6.- Mira hacia adelante
7.- Convierte toda decisión importante en una serie de mini-decisiones
8.- Siempre habrá mejores opciones...
9.- Busca qué necesitas para sentirte seguro
10.- Haz lo que quieras de verdad

En el taller que asistí, una vez listada las acciones / metas que identifiqué y transferí a un formato de Plan de Trabajo a seis (6) meses y las metas a los siguientes seis meses; es decir, a las de más largo plazo.

Adicionalmente, debo comentarles que una vez que elaboré mi plan, las revisé y ajusté en función de las siguientes guías:

Basa toda decisión en la verdad, tu verdad: qué en verdad es lo que puedes hacer
Basa toda decisión en lo que tienes, no en lo tuviste o tendrás (en esta primera fase)
Decide en bienestar y certeza
Decide lo que es bueno para ti, primero.
Imagínate que ya tomaste la decisión: Pregúntate: ¿Cómo cambiará tu vida?
¿Qué tendrías que hacer para que funcione y logres tus metas?
¿Cuál es el precio que tienes que pagar?
Pon las probabilidades a tu favor.






Visita: 
www.crisisproductiva.com

martes, 2 de octubre de 2012

Nuevas tendencias están alterando la vida cotidiana y las costumbres a gran velocidad





Saludos innovadores y emprendedores.

Revisando mis links, hemos encontrado la siguiente información sobre las 10 tendencias que están impactando en nuestro día a día y con repercusiones en lo laboral, tecnológico, social y hasta lo cultural.

1. El individualismo  
 “Antes la tradición, la Iglesia, el Estado o la familia dictaban las ofertas de futuro personal. Hoy cada uno tiene derecho a elegir quién quiere ser. La paradoja es que se ve obligado a ello, lo que genera miedos”, dice en diálogo con Infobae América la doctora en psicología Pilar Medina Bravo, profesora de comunicación de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, España.
 Probablemente sea el cambio más importante, porque influye sobre todos los demás y todavía no sabemos hasta dónde llegará. Lo que está claro es que la sociedad deja de imponerse sobre los individuos, a los que se les reconocen cada vez más libertades.

2. El rechazo a la religión
 La función principal de la religión era darle un sentido a la vida, decirle a las personas qué estaba bien y qué mal. Si ahora eso los individuos lo tienen que resolver por su cuenta, ¿qué lugar le queda a las instituciones religiosas?
 “Ahora cada uno es responsable de trabajar para construir el sentido de su vida. Es fácil prever que surjan un montón de soledades, de inseguridades, de búsquedas, de mixturas de creencias y de prácticas. Se puede vestir hippie, escuchar hip-hop, creer en Dios y tener la cabeza rapada, por dar un ejemplo caricaturesco”, afirma el sociólogo Alexis Sossa Rojas, de la Universidad Arturo Prat de Iquique, Chile.

3. El estrés
 “El sistema económico favorece que los individuos depositen su interés de vida en el éxito profesional. Como puedes optar, tienes la responsabilidad de asumir lo que hayas elegido y también el posible fracaso. Y ahí navegarás solo”, cuenta Medina Bravo.
 Que cada uno pueda elegir a qué dedicarse puede evitar las frustraciones de los que no pudieron ser lo que deseaban porque sus padres le impusieron lo que tenían que ser. Pero como el éxito profesional nunca es permanente, la presión por retenerlo puede ser devastadora.

4. Las redes sociales y las nuevas formas de comunicación
 “Las tecnologías seducen y a veces nos dejamos arrastrar por ellas. Son útiles. Por ejemplo, puedes hacer un vínculo a partir de un contacto de Facebook, o puedes mantenerlo si se fue a otra parte del mundo, pero un contacto no es un vínculo”, dice Medina Bravo.
 Por confundir amigos virtuales con amigos reales, muchas personas creyeron que podían compartir intimidades con personas que no conocían demasiado. Al ver las consecuencias negativas de eso, algunos empiezan a tomar precauciones para evitarse malos momentos.
 Por otro lado está el exceso de información, que se actualiza y se renueva sin parar, en algunos casos saturando a las personas.
 “Estamos obesos de consumo e hiperinformados, pero anoréxicos de crítica. No podemos parar a reflexionar sobre lo que hacemos por el exceso de información”, dice a Infobae América el filósofo Carlos Fajardo Fajardo, de la Universidad del Cauca, Colombia.

5. Lo privado hecho público
 “Hay mucha seducción por la exhibición de la intimidad. Es como un Gran Hermano brutal. Parece que ya no se puede hablar de recato o pudor, porque se lo considera como algo excesivamente tradicionalista”, asegura la especialista en comunicación.
 Pero como son nuevas formas de relacionarse, Medina Bravo considera que lo que hoy parece fuera de control se irá regulando con el tiempo. “No va a seguir siendo así porque hay gente que ya se está empezando a asustar un poco”.

6. La televisión y la homogeneización cultural
 La novedad de la televisión de fines del siglo pasado es que consiguió generar gustos similares en distintos sectores sociales. Así, personas de todos los estratos miran los mismos programas, escuchan la misma música y consumen productos del mismo tipo.
 “Los medios generan un despotismo de consumo en el que no tenemos ni siquiera capacidad de resistir, sino que lo aceptamos deliciosamente”, explica Fajardo Fajardo.

7. El cuidado del cuerpo
 Muchas personas entienden que llevar una vida sana es una forma de espiritualidad o de compromiso social. Son ejemplos el vegetarianismo y el veganismo. Pero otra cara del fenómeno es la obsesión por la estética, por estar delgados, como se ve en dos enfermedades muy contemporáneas: la bulimia y la anorexia.
 “Hay una cultura de maquillajes y pasarela. El rescate del cuidado del cuerpo es una forma de no naufragar ante la ausencia de estabilidad. No pienses por ti mismo, sino en ti mismo. Pero eso se ha vuelto simulacro. Nos hemos vuelto empresarios de la apariencia: nuestro cuerpo es vendible, usable y reemplazable. Es un cuerpo para exhibir”, sostiene Fajardo Fajardo.

8. La juventud eterna
 “Hay una exaltación de la juventud. Vivimos la tiranía de pasar la mayor parte de la vida envejeciendo, pero queriendo ser jóvenes. La sabiduría ya no vende, y si no eres joven al menos tienes que parecerlo. Pero esta preocupación también es posible por la tecnología. Si no existiera el lifting y otras técnicas de rejuvenecimiento, nadie pensaría en hacer algo parecido”, explicó Medina Bravo.
 Lo mismo cree Sossa Rojas. “Existe un mercado que promueve discursos de juventud, belleza, delgadez, como sinónimos de éxito sexual, social, incluso familiar. Por ello, se da la tendencia que nadie quiere envejecer, tener grasa, y también, que existan grandes angustias personales si no se consigue calzar con estas ideas”.

9. La conciencia ambiental
 A otra de las cosas que los ciudadanos de todo el mundo tuvieron que acostumbrarse es al temor a sufrir una catástrofe natural. Esto tiene mucho que ver con la difusión del daño que el hombre le provoca al planeta. Por eso cada vez más personas, individualmente, hacen pequeñas cosas en defensa del medio ambiente.
 “El individualismo -dice Sossa Rojas- es también un proceso moral, por ello, el principio es que más allá de pertenecer a un grupo, yo valgo porque soy persona, y por ello puedo participar de grupos ecologistas, o a nivel individual cooperar con el ambiente. Por ejemplo, reciclando”.

10. La inseguridad
 “Hay personas que sienten que no pueden aferrarse a nada. Que nadie los va a salvar y que no hay compromisos de los de arriba hacia los de abajo. Y eso crea un sentimiento fuerte de indefensión”, explica Medina Bravo.
 Esto aparece como una consecuencia de todos los cambios que se vienen produciendo, que hacen tambalear a muchas de nuestras anteriores certezas. Pero son procesos contradictorios.
 “No adoptaría una postura pesimista, de suponer que el pasado fue mejor. Es cierto que la tradición daba seguridad, pero a costa de reducir la libertad de elección”, concluye Medina Bravo.

Fuente: Darío Mizrahi -dmizrahi@infobae.com- (2012). “Diez tendencias que están cambiando el mundo”. Consultado el 021012. En la base de datos:
http://america.infobae.com/notas/58905-Las-10-ideas-que-estan-cambiando-el-mundo

lunes, 1 de octubre de 2012

Competencias ambientales empresariales; el nuevo reto para la gestión humana

Salto Ángel
Estado Bolívar
Venezuela

Saludos innovadores y emprendedores!

A continuación les presento uno de los artículos más populares presentados en la XII Simposio Internacional de Gestión Humana, cuyo tema central fue: Los restos de la gestión humana: Innovación, sostenibilidad y resultados medibles.

En esta oportunidad, el mensaje del artículo abre el abanico de opciones de alerta hacia la gerencia ambiental, su cuidado y mantenimiento, todo ello a través de la Gestión Humana. La sostenibilidad, reto de apremio de aquí en adelante.


La dimensión ambiental en las empresas comienza a desplazar su área de gestión tradicional e incorpora un nuevo actor; el área de gestión humana que surge como nuevo protagonista y responsable del alcance que tiene la huella e impacto que genera la acción empresarial.

En esta nueva interpretación reconocemos la Competencia Ambiental Empresarial como: "El conjunto de comportamientos observables, individuales y/o colectivos que promueven, favorecen y aseguran una cultura empresarial sostenible de respeto por lo ambiental con independencia de la empresa a la cual pertenece: De tal manera que la reflexión apunta a ofrecer al área de gestión del talento humano en la empresa un modelo práctico que apoye inicialmente los procesos de Selección, Capacitación y Evaluación del desempeño, tres sub procesos claves que permiten identificar el nivel de apropiación de la competencia en los colaboradores de la empresa.

La responsabilidad del área de talento humano en la empresa es precisamente la de atraer, retener y desarrollar personas capaces de ofrecer una gestión transformadora que genere valor agregado a las actividades que realiza la empresa, es decir que vaya más allá de los factores de desempeño para los cuales fue contratado. Desde la perspectiva ambiental las personas que ingresen a cualquiera de los cargos de la empresa deben evidenciar comportamientos que incluyen una genuina preocupación por los temas ambientales.

A continuación me permito presentar una breve reflexión del impacto y aporte de las COMPETENCIAS AMBIENTALES EMPRESARIALES a cada uno de estos subprocesos:

1. La selección de personal y la importancia del SER en la vinculación: 
Se trata de elegir, entre todos los candidatos, aquel que cumpla con el perfil establecido y que posea las competencias requeridas para desarrollar con éxito el cargo. Inicialmente se trata entonces de invitar a todos los responsables de la selección en las empresas para que incluyan en su proceso el tema ambiental como un requisito que facilite la gestión ambiental que por ley deben cumplir las empresas.

Vincular personas ambientalmente competentes o por los menos con orientación hacia estos temas, contribuirá en la elaboración de procedimientos capaces de medir cuantitativamente el alcance ambiental de los colaboradores de la empresa, esto será sin duda en un futuro próximo cuando se operacionalice la competencia en conductas y acciones medibles y evaluables de acuerdo a la brecha que se identifique entre el perfil ambiental requerido y el perfil del aspirante al cargo

2. La gestión de la capacitación y el fortalecimiento del SABER en la empresa: 
Este componente tiene como horizonte de sentido, el reconocimiento de que los colaboradores necesitan ser entrenados en las diferentes áreas específicas en las cuales desarrollan su trabajo. La empresa que capacita a sus colaboradores en las competencias ambientales apunta necesariamente a la obtención y cumplimiento de los objetivos propuestos en su plan estratégico, pero al mismo tiempo está facilitando que sus colaboradores sean capaces de sensibilizarse frente a la realidad ambiental que trasciende a la empresa. La capacitación en competencias ambientales debe considerar el nivel taxonómico (5) requerido para asegurar la efectividad del proceso propuesto a cada uno de los grupos seleccionados para participar en las diferentes actividades orientadas a fomentar las competencias ambientales empresariales.

3. La Evaluación del desempeño y el reconocimiento del Hacer: 
La historia empresarial ha demostrado que no todos los procesos de evaluación tienen las mismas características y los modelos que se utilizan varían y van desde los formatos prediseñados hasta las hojas en blanco donde cada uno de los evaluados interpreta los nuevos desafíos que debe afrontar para incrementar de modo significativo su desempeño.

Es preciso encontrar un modelo propio para la empresa que conserve los factores de calidad, confidencialidad y veracidad, de tal manera que se aborden los aspectos ambientales seleccionados por la empresa y que serán los que permitan reconocer los niveles de incorporación que han tenido en la gestión.

Lo ambiental será también un nuevo y retador componente en el proceso que alimenta el diagnóstico requerido para establecer planes de mejoramiento en la gestión que realizan las personas en la empresa. La gerencia tendrá en sus manos una herramienta que le permitirá evaluar si el modelo utilizado es el adecuado a la realidad de la empresa, el informe dirá que estos resultados no son el final del proceso sino el inicio de un plan de intervención tanto hacia la empresa como hacia los equipos de trabajo y las personas que construyen la cultura amigable con el ambiente.

Estas primeras aproximaciones conceptuales al tema de las competencias ambientales empresariales, invitan a seguir reflexionando sobre el alcance práctico que puede llegar a tener una herramienta que surja para el área de gestión humana. El alcance deberá darse, más adelante, en un cuestionario práctico que permita medir el nivel de presencia o ausencia de la competencia en quienes viven día a día la responsabilidad ambiental en la empresa y en quizá en un diccionario que evidencie dichas competencias en los marcos de actuación propios de la empresa. Invito entonces a vincularse activamente en este proceso para que, desde nuestra visión de la organización, aportemos nuevas alternativas prácticas para hacer de lo ambiental un modelo de responsabilidad que trascienda la moda y contribuya al bienestar de las generaciones presentes y futuras.

Fuente: http://www.acripbolivar.org/Articulos/?sc=CompetenciasAmbientales